1.600 Vistas

Me parece increíble todavía después de 10 meses que Finca Montesqueiro sea una realidad. Recuerdo el 1 de Septiembre cuando comencé a trabajar en el proyecto me parecía que faltaba mucho tiempo.

Me preguntaba el otro día ¿desde el diseño del logo hasta ahora ha pasado ya todo este tiempo?, pues no sé porque motivo pero voló, quizás porque fue tan emocionante y divertido, que se convirtió en un sueño y un reto, el más personal para mí en toda mi trayectoria profesional.

Mi primera visita de boda la recuerdo con especial cariño, llevaba un mes trabajando, después de una agradable entrevista con la pareja no entraba en mis planes que quisiesen ver el sitio, pero ¡si está en obras, acabamos de empezar!,  les dije con cariño. Pues allí nos fuimos al día siguiente a visitar un socavón y a contarles como crecería el edificio, pues estábamos en aquel momento dinamitando hacia el parking subterráneo, la verdad que imaginación hacía falta mucha, pues para mi sorpresa esta pareja también fue una de las que confirmó su boda después de visitarnos ese día.

Tantas y largas reuniones, planos y nuevos planos, asesoramientos, consultas, dudas, cambios sobre cambios, viajes…

Una experiencia irrepetible en la que he aprendido y mucho,  agradezco el hecho de haber pedido participar en todo, desde reuniones de instalaciones hasta la elección de todos los materiales, como las telas, menaje, maquinaria, personal… Un sinfín de detalles.

Como os decía hace 10 meses estábamos dinamitando la finca para construir la planta -2 (actualmente el parking interior) y tan solo unos meses después nos pidieron presupuesto para celebrar una Cocktail Party con motivo del 25º Aniversario de la PROMOCIÓN JESUITAS 1989.¡Pero si no tenemos nada!, ¡El edificio está a medio construir!, ¡Estamos rodeados de barro!… Esta y muchas más exclamaciones recorrían mi cabeza, así que organizamos una reunión en la que los responsables de la obra, los arquitectos, interioristas y yo, debatimos si aceptábamos o no el reto. La cuestión era: ¿Seremos capaces de llegar a la fecha con la obra finalizada y todo perfecto?, la respuesta fue un SÍ rotundo.

Llegó el día 14 de Junio, ya era el día que los clientes venían de verdad a conocernos, ya no eran virtuales como en las infografías, no teníamos que diseñarles un vestido o pintarles el pelo, sino de verdad, 80 clientes opinarían y sólo estaba pensando en sorprenderles cada segundo y que todo estuviese a su gusto y se sintiesen cómodos como en su propia casa pero esta vez en nuestra casa. Es realmente gratificante enseñarles un sitio nuevo con la ilusión y suerte de haberlo visto nacer desde su comienzo, mi mayor recompensa fue escucharles salir por su boca el “efecto guauuu”.

Los nervios estaban controlados, siempre pensaba cuando llegaría el momento de: me he olvidado de…Es increíble como después de tantos años organizando eventos, todavía me pongo nerviosa pensando si he supervisado todo correctamente o en qué momento me daré cuenta de que me he olvidado de comprar alguna cosa, los palillos del pulpo, por ejemplo. Puede parecer una tontería pero son imprescindibles y en todo evento y sobre todo en Finca Montesqueiro, todo, absolutamente todo, es importante. Cada detalle marca la diferencia. Gracias a Dios ese momento no apareció y todo fue genial gracias a mi equipo. Un día para recordar lleno de emociones y buenos momentos compartidos con nuestra gente.

Después de todo este trabajo de todo el equipo, fue maravilloso ver como por fin disfrutaban nuestros primeros clientes. La verdad es que todo estaba a nuestro favor: un bonito día de sol, que concluyó en una noche mágica, una de esas noches gallegas de cielo estrellado y temperatura ideal. Estas condiciones permitieronque se pudiera hacer uso de las terrazas durante todo el evento, sobre todo durante la cena-cóctel ya que distribuimos por la Terraza de Los Arces  varias estaciones temáticas, como la de quesos, el cortador de jamón, pulpeira a la vista, nuestra barra de Estrella Galicia, entre otras.

Gracias a todos nuestros clientes por confiar en nosotros, por todas las visitas de obra que hemos realizado juntos y que nos quedan para el recuerdo, con nuestros cascos siempre puestos y listos para imaginar cómo quedaría.

Estoy muy satisfecha con el resultado de todo el equipo de profesionales que han trabajado en nuestra Finca, gracias por todo el esfuerzo que habéis desarrollado en un tiempo récord.