2.052 Vistas

De las estaciones más frías del año nacen las celebraciones más cálidas, eventos cercanos y llenos de magia. Celebraciones especiales, en las que cada elemento: desde el vestuario, pasando por la decoración, hasta la propia gastronomía, se amoldan a necesidades concretas, logrando resultados magníficos.

Las parejas que se casan en estas estaciones marcan objetivos muy diferentes, normalmente se trata de bodas con ceremonia civil, que se celebra en la propia finca, relacionadas en muchos casos con fechas significativas para ellas o sus familias.

A nivel gastronómico, nuestra carta se amplía incluyendo productos frescos de temporada como son las setas o las manzanas con las que preparamos guarniciones, las castañas o los membrillos en purés, las calabazas para realizar cremas calientes y también las cremas de caldo gallego, entre otros.

Rape de cítricos con champiñones:

Solomillo al Oporto con foie, membrillo y manzana:

Durante estas estaciones, son nuestras zonas interiores los que más se aprovechan, disponemos de tres grandes espacios:

  • Salón Dorado, con vistas al Jardín de Los Arces y la ría, mezcla la luz natural que aporta la espléndida terraza que lo rodea, con la iluminación artificial de su escultórico techo de varillas.
  • Salón Enredos, caracterizado por su versatilidad, puede transformarse de un salón comedor a una zona de baile en la que vivir una auténtica fiesta. Situado en la planta baja, tiene acceso directo al jardín y a la terraza acristalada.
  • Terraza de Los Helechos, el espacio interior donde celebramos las ceremonias civiles, está construida entre la roca y el edificio. En ella predomina la vegetación y está pensada para disfrutarla todo el año.

Aprovechando todos estos espacios, la finca el día del enlace se cierra en exclusiva para la celebración de la boda, realizamos un montaje totalmente distinto, personalizado y adaptado a los gustos de cada pareja. Recordamos algunos enlaces del pasado año:

Ana y Javier, nuestra primera boda de otoño, se casaron en octubre y tuvieron la suerte de poder celebrar el aperitivo al aire libre en nuestro Jardín de los Arces. Ellos eligieron distintas flores de color naranja, combinadas con elementos blancos y verdes para destacar la belleza de cada rincón.

En noviembre celebraron su boda Sandra y Desi. Delicados bouquets de distintas flores en color blanco, con el verde como base y lazos en azul cian, transportaban a los invitados a otra estación.

Laura y Gabriel eligieron el mes de febrereo para celebrar uno de los días más importantes de su vida. Para la decoración decidieron casar elementos naturales (en las gamas de los ocres, tostados, verdes y blancos) con la vegetación tan característica de nuestra Terraza de los Helechos. Estos elementos, combinados con las maderas utilizadas tanto para el revestimiento, como para el mobiliario de la terraza y nuestras sillas Tiffany, crearon un espacio único, acogedor y tremendamente cálido.

Patri y Álex apostaron por el mes de marzo y fue el color de la luz, el blanco, junto con pequeños detalles verdes, los que dieron soporte y belleza a una decoración romántica que aportaba luminosidad al entorno.

Estos son solo algunos de los ejemplos de las maravillosas bodas que celebramos el pasado año durante los meses de otoño-invierno. Y es que como siempre os decimos, en Finca Montesqueiro el Plan B también enamora: llueva, nieve o haga frío, nuestras bodas siempre lucirán como se merecen.