1.694 Vistas

 

La celebración de la Noche M se merecía una gran sorpresa para nuestros invitados: una dulce performance realizada por nuestro equipo de cocina convirtió en inolvidables los postres de Finca Montesqueiro.

 

Contamos con una maravillosa noche de luna llena y veinte grados, gracias a la que los invitados de nuestra segunda Noche “M” pudieron disfrutar de la fiesta al aire libre. Nuestro Jardín de los Arces estaba perfectamente iluminado por velas colgantes y flotantes, luces indirectas de color morado que resaltaban aún más los arces y creaban diferentes ambientes y rincones.

Bajo las estrellas, una cena cocktail compuesta por diversos aperitivos fríos y calientes, entre los que destacaban nuestros showcookings de la plancha y la brasa, donde ofrecíamos: tortillas al revés de sobrasada y queso, pan de vapor de algas con tataki de atún, roast-beef de verduras y foie, secreto de cerdo ibérico…

A la hora del postre llego la gran sorpresa, invitamos a todos nuestros clientes a entrar en el Salón Enredos  y colocarse alrededor de la pista. De repente, apareció nuestro equipo de cocina, liderado por Helene Varela y Manu Moreno, con una mesa de 4 metros de largo totalmente vacía, la colocaron en el centro del salón y empezó el show. Un Postre Performance de 10 minutos de duración, en el que cada cocinero tenía la misión de montar un postre al son de la música Seven nation army de The White Stripes. Nuestros clientes situados alrededor viendo el espectáculo y haciendo fotos con sus móviles, no daban crédito a la puesta en escena tan original y novedosa. Al acabar, un gran aplauso y avalancha sobre la mesa para degustar estas dulces locuras. Y es que como toda performance, lo mejor y más interesante, es lo efímero de la acción y del resultado.

 

Podéis ver el video de la performace pinchando aquí.

En la mesa había brochetas variadas, nubes de frambuesas,  chupa chups de chocolate blanco con polvo de yogur ácido y peta zeta de avellana, macarons de chocolate con relleno de malibú y coco, de fresa con relleno de café y baileys, galaxias de chocolate rellenas de profiteroles con nata y caramelo, mini cheesecake,  mini tarta sacher con fruta de la pasión, copitas de emulsión de daiquiri de plátano, etc. Cuatro metros de deliciosos bocados que pusieron la guinda a la cena cocktail y dieron paso a la fiesta.

Como prometimos, una fiesta única y diferente en la que nos esforzamos al máximo para ofrecer el mejor servicio, una gastronomía excepcional y una puesta en escena que se saliera de lo normal. Estamos contentísimos con el resultado, el esfuerzo ha valido la pena y se ha visto recompensado por los comentarios de la gente que disfrutó muchísimo.

Ya estamos trabajando en nuestros próximos eventos, muy pronto os los contaremos e intentaremos no dejar de sorprenderos!!